El blog del Alquiler Seguro

Alquiler vacacional o habitacional, ¿cuál es más rentable?



El buen tiempo ya está aquí, y el verano se encuentra a la vuelta de la esquina. Comienzan los meses de vacaciones y muchos propietarios ya están pensando en el partido que sacarán a sus pisos gracias a turistas nacionales e internacionales. Ante esta posibilidad, ¿realmente sale a cuenta el alquiler vacacional? ¿O sólo es una forma de conseguir dinero rápidamente? Quizás deberíamos realizar balances anuales para valorar la rentabilidad real de la operación.

En lugares donde la concentración turística es elevada, principalmente en destinos de sol y playa, muchos propietarios deciden alquilar sus viviendas por días, semanas, quincenas o meses. De forma particular o a través de agencias, es un recurso muy habitual; pero que no reporta todos los beneficios que se podrían sacar a una vivienda de alquiler.

Se necesita asegurar una ocupación de 200 días anuales de media para comenzar a rentabilizar los gastos de una vivienda. La media suele ser de 140 días, por lo que no es tarea ni mucho menos sencilla. Lograr el más de medio año de ocupación supone, además, lidiar con muchos inquilinos, con entregas y recogidas de llaves, limpieza y mantenimiento. Implica muchas situaciones de estrés a lo largo de un año. Mientras tanto, optando por el alquiler convencional, un solo contrato podría durar años.

alquiler vacacional  

Fiscalidad

Hacienda tiene mucho que ver a la hora de decidir cómo vamos a alquilar una propiedad. Mientras el alquiler vacacional tributa al 100%, el alquiler de vivienda habitualmente tributa solamente al 40%, lo que repercute positivamente en el propietario que escoja la segunda opción, que tendrá un 60% menos de tributación en concepto de alquiler.

Desconocimiento legislativo

Desde principios del pasado mes de junio, el alquiler turístico o vacacional está fuera de la Ley de Arrendamientos Urbanos. Desde ese momento, depende de las leyes de cada comunidad autónoma, mucho más restrictivas e intervencionistas. ¿Qué supone esta variación en la legislación? Los dueños tienen más complicaciones y limitaciones para alquilar sus viviendas de forma 100% legal. Casi todas las CCAA obligan a registrar las viviendas, para lo que es necesario que cumplan una serie de requisitos y condiciones muy concretas. En algunas, incluso, se realizan inspecciones cada cierto tiempo para asegurarse del cumplimiento de los mismos, y en el caso de no ser así imponer multas que pueden llegar a los 90000€.

Costes

Existe una enorme diferencia entre el alquiler vacacional y la vivienda habitual. En el primero es el dueño el que asume los gastos de suministros, comunidad, IBI y tasas de basura. Como coste extra se incluye además limpieza y lavandería después de cada estancia.

El alquiler vacacional implica modernidad en los muebles y, por supuesto, que estén en perfectas condiciones; así como la necesidad de utensilios de cocina, vajillas, ropa de casa y wifi. Si el piso no tiene todas las comodidades será complicado alquilarlo.

Por último, por ley se requiere tener contratado un servicio 24h de mantenimiento y/o averías, asistencia y responsabilidad civil. Un montón de costes que el dueño de un alquiler vacacional tiene que asumir.

Más estabilidad y confianza con el alquiler habitacional

Si dudas sobre qué tipo de alquiler elegir, con el alquiler habitacional tendrás más estabilidad y tranquilidad, menos preocupación. Un año va de enero a diciembre, no todos los meses son soleados y con buenas temperaturas para disfrutar de tiempo libre. Intenta hacer que tu propiedad se convierta en el hogar de una familia, te garantizamos que saldrás ganando.





Sin comentarios

Añadir Comentario

¡Déjenos sus datos y nosotros le llamamos!