El blog del Alquiler Seguro

Derecho al ocio vs derecho al descanso nocturno, preguntas y respuestas



Son las 12 de la noche, y no puedes dormir porque tu vecino está escuchando música a todo volumen. ¿Qué puedes hacer? ¿Se le puede sancionar? ¿Dónde acaba el derecho al ocio y comienza el derecho al descanso nocturno? Este problema tan común en muchos hogares españoles no se tomó en consideración, legislativamente hablando, hasta 2003, cuando se aprobó la llamada Ley del Ruido, que abrió la posibilidad de que la contaminación acústica pudiera ser tipificada como infracción a través de ordenanzas municipales.

Chica se protege del ruido

En la actualidad, la respuesta a las anteriores preguntas depende de los decibelios registrados en tu dormitorio, cuyos límites máximos varían según la normativa de ruido de cada municipio. En Alquiler Seguro te explicamos dónde está el límite del ruido, cuáles son las sanciones que acarrea superarlo y cómo debes actuar para quejarte.

¿Qué dice la normativa de ruido?

Como hemos dicho antes, en España cada localidad tiene su propia ordenanza municipal, aunque la mayoría de ellas establece, para el nivel de ruido registrado dentro del dormitorio, un máximo de 35 decibelios durante el día y 30 en horario nocturno, que comienza a las 23:00 horas. Si no dispones de un sonómetro, guíate por el sentido común: si la música o las conversaciones de la casa del vecino se oyen sin dificultad en la tuya, es que está superando el máximo permitido. El derecho al ocio del prójimo nunca puede interferir con el derecho propio al descanso nocturno.

¿Cómo reclamar por un ruido excesivo?

Lo recomendable en estos casos es ir a hablar directamente con el vecino o la persona emisora de la contaminación sonora. Si no se obtiene respuesta a la reclamación, el segundo paso será poner el caso en conocimiento de la comunidad de propietarios, para que se trate en una reunión. Si el emisor del ruido no rectifica su actitud, solo te quedará la opción de presentar una demanda.

¿Cuáles son las sanciones?

Superar el máximo de decibelios no solo te granjeará una mala relación con los vecinos, sino también una sanción económica. Las cuantías varían según la gravedad de la infracción y la localidad en la que residas.

El Ayuntamiento de Madrid, por ejemplo, sanciona con hasta 750 euros las infracciones leves, entre las que se encuentran el superar en hasta 4 decibelios el máximo permitido, realizar mudanzas en horas no autorizadas, gritar, organizar fiestas y las molestias ocasionadas por animales domésticos. Rebasar el límite en una franja de entre 4 y 7 decibelios constituye una falta grave, sancionada con 1.500 euros, y superarlo aún más supondría una falta muy grave, penada con 3.000 euros.

¿Se puede hacer más ruido en Nochevieja?

Pese a ser una creencia muy extendida, en Nochevieja no cambian los límites de la contaminación acústica. Según un estudio de las ordenanzas municipales de las principales ciudades españolas, las normativas no recogen ningún cambio para Fin de Año, con la excepción de Sevilla, donde el derecho a hacer celebraciones privadas en viviendas se extiende los días 24, 25 y 31 de diciembre hasta las 4 de la mañana.





Sin comentarios

Añadir Comentario

¡Te llamamos gratis ahora!
ic_clicktocall
EN MENOS DE 1 MINUTO
c2c phone