El blog del Alquiler Seguro

Tu vivienda de alquiler confortable sin que te den un “palo” en la factura de luz y de gas



Tras el paso de Filomena, las nevadas y heladas han dejado congelado todo el país. Desde hace casi cincuenta años los termómetros no estaban tan bajos, y aunque lo peor parece haber pasado, es importante tener controladas las facturas de luz y gas que nos ayudan a calentar nuestras viviendas, más ahora que se ha anunciado una subida espectacular en los recibos.  Toma nota porque tenemos los consejos de los expertos para ahorrar sin pasar frio.

Tu vivienda de alquiler confortable sin que te den un “palo” en la factura de luz y de gas

Cómo mantener la casa caliente sin que pase factura  

Si con las temperaturas gélidas que nos acompañan y que tiene pinta seguirán así durante todo el invierno, tienes miedo a encender la calefacción o la luz en casa, tranquilo. Aunque ya se han hecho efectivas las subidas anunciadas en ambos suministros, lo cierto es que podemos estar en nuestros pisos de alquiler confortables sin necesidad de que nos peguen un palo en la factura, ¿cómo? Sencillo, siguiendo unos pasos muy sencillos:

Control de temperatura

Tanto si tienes calefacción eléctrica como de gas, el control de la temperatura es esencial si no quieres que las facturas se disparen. Según la recomendación de los expertos, la temperatura ideal para la calefacción en espacios cerrados se sitúa entre 20 y 21 ºC. Además, se recomienda que dicha temperatura se baje al menos un par de grados por la noche, si se mantiene encendida, aunque también es recomendable apagarla durante las horas de sueño y aprovechar al máximo el calor residual restante del día.

Situar por encima de la temperatura recomendada la calefacción supone un aumento de las facturas de más del 7% por lo que resulta interesante seguir con las recomendaciones y así controlar el gasto de nuestras facturas.

Termostatos y programadores

Una forma muy sencilla de que nuestros pisos de alquiler se mantengan en una temperatura confortable y que por ello no incrementemos el consumo es el uso de termostatos y programadores. Con el primero lograremos que cuando la vivienda alcance la temperatura ideal la caldera o el radiador corte su funcionamiento y solo se vuelva activar cuando la temperatura se sitúe por debajo de los deseado. Mientras que, con los programadores, lograremos activar la calefacción en la hora y el momento que escojamos, sin necesidad de tener que estar presentes y adaptando el calor a las horas que mas necesitemos tener el inmueble caliente.

Aislantes térmicos

Para algunos se tratará de un truco de la abuela, pero los mejores aislantes térmicos no dejan de ser textiles, mantas, cortinas alfombras … todos ellos son retenedores de calor y nos ayuda a mantener la vivienda en una buena condición climatológica. Igual que en verano despejamos todo para que los grados de la casa bajen, en invierno y en plena época de heladas, deberemos de acondicionar y aclimatar nuestras casas con este tipo de aislantes térmicos que además no generan ningún gasto en la factura.

Controla el stanby

Si lo que buscamos es ahorrar en la factura la mejor opción y la que menos tiempo lleva es la de revisar los aparatos eléctricos que tenemos en nuestra casa. Siempre es recomendable que nuestros electrodomésticos dispongan de una buena calificación energética que será clave en el ahorro, cuanto más alta menos consumirá. Pero también controlar pequeños aspectos como desconectar todos los aparatos eléctricos que no estén funcionando, evitar el standby y aplicarnos unas buenas prácticas de ahorro como apagar las luces de las zonas donde no estemos o intentar aprovechar al máximo la luz natural.

Cambia a las luces LED

SI, lo sabemos, son más costosas que las tradicionales, pero también y todo hay que decirlo, más eficientes y las que menos gastan, por lo que a la larga cambiar las bombillas clásicas de casa por Led sale muy a cuenta. Consumen más de un 80% menos que las luces tradicionales lo que se traduce en nuestra factura de la luz en hasta 13 euros menos. ¡Ahí es nada!

Revisa las tarifas contratadas

Es un buen momento para repasar qué tarifa de luz y de gas tenemos contratadas. Toma papel y boli y ponte a calcular. Lo habitual es que nos encontremos con una potencia contratada superior a la que necesitamos, lo que supone un coste adicional. Además, hoy existe en el mercado diferentes tarifas que se adaptan a las necesidades de cada uno y que nos ayuda ahorrar, concentrando el gasto energético en las horas en las que menos lo necesitamos mientras que en las horas cumbre los precios de potencia disminuyen.

Sigue nuestros consejos y comprobarás de primera mano cómo puedes disfrutar de tu piso de alquiler confortable sin que pase factura.





Sin comentarios

Añadir Comentario

¡Te llamamos gratis ahora!
ic_clicktocall
EN MENOS DE 1 MINUTO
c2c phone