El blog del Alquiler Seguro

oct.
24
2019

Contrato de alquiler: ¿en que debo fijarme antes de firmarlo?  

Publicado por Comunicación Alquiler Seguro     0 Comentarios


El momento más deseado para propietarios e inquilinos es cuando se va a formalizar el contrato de alquiler de una vivienda. Para uno, es la consecución del arrendamiento y para el arrendatario, la tan esperada entrada en su nueva casa. Sin embargo, antes de firmar cualquier contrato, tendremos que prestar atención al contenido y a todas las condiciones del alquiler.

Contrato de alquiler: ¿en que debo fijarme antes de firmarlo?

Clausulas a las que prestar atención al firmar un contrato de alquiler

Duración y renta

Al ver por primera vez un contrato de alquiler, quizás te encuentres con muchos conceptos que no conoces. El primer punto que tienes que consultar es la duración del contrato, esto es, el tiempo pactado por las partes de permanencia en la vivienda. Con la entrada en vigor de la reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), que fue aprobada el 1 de marzo de 2019, a través del real Decreto-ley 7/2019 de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler, los contratos de alquiler tienen una duración de cinco años con la posibilidad de aplicar una prórroga tácita de tres años. Si lees con detenimiento el contrato de alquiler, podrás encontrar en las primeras páginas, la duración de tu alquiler.

Por otro lado, otros de los puntos importantes a consultar es el de la renta. Todo buen contrato de alquiler debe de tener reflejado el precio de la renta, así cómo los días para el abono por parte del arrendatario y la forma de realizar el pago (domiciliación o en efectivo)

Suministros, impuestos y comunidad

Por norma general, el inquilino además de la responsabilidad de pagar puntualmente la renta del alquiler es el encargado del pago de los suministros de la vivienda, así como de la tasa de basuras y el ITP (impuesto de Trasmisiones Patrimoniales)

Tal y como señala la (LAU):

“Los gastos por servicios con que cuente la finca arrendada que se individualicen mediante aparatos contadores serán en todo caso de cuenta del arrendatario”

Por otro lado, el propietario es el responsable del abono de los impuestos que recaigan sobre el inmueble como el IBI, la comunidad de propietarios y el alta de los suministros.

Todo ello, salvo que, en el contrato de alquiler, ambas partes (propietario e inquilino) pacten lo contrario.

Arreglos y reparaciones

Las reparaciones en una vivienda de alquiler es otro de los puntos importantes que deberemos prestar atención. La legislación vigente indica que  “El arrendador está obligado a realizar, sin derecho a elevar por ello la renta, todas las reparaciones que sean necesarias para conservar la vivienda en las condiciones de habitabilidad para servir al uso convenido, salvo cuando el deterioro de cuya reparación se trate sea imputable al arrendatario” Esto es, el propietario debe de reparar todo lo que suponga un problema para la habitabilidad de la vivienda, salvo que esto sea debido a un mal uso del inquilino.

Por su parte, el inquilino es el encargado de las pequeñas reparaciones provocadas por el uso habitual y desgaste de la vivienda.

Rescisión del contrato

Pese a lo que comentamos en el apartado “duración del contrato” el inquilino podrá desistir del mismo una vez que hayan transcurrido al menos seis meses desde la formalización. Eso sí, es importante prestar atención a esta cláusula en el contrato de alquiler, pues puede especificar que en el caso de que se produzca este hecho, el inquilino tenga que indemnizar al arrendador con una cantidad equivalente a una mensualidad de la renta en vigor por cada año del contrato que reste por cumplir.

Un punto importante a la hora de desistir del contrato de alquiler es el aviso por parte del inquilino en tiempo y forma, por tanto, siempre deberá comunicar al casero su intención de no continuar con el contrato de alquiler en vigor, con treinta días de antelación.

Actualización de la renta

Salvo que por contrato se pacte lo contrario, la rentas se actualizarán anualmente a través del índice de referencia que propietario e inquilino acuerden. No olvides consultar este apartado, y sobre todo informarte del índice actualizador. Este punto es impórtate, porque muchas veces no se presta atención y cuando llega el momento de actualizar la renta, no sabemos de qué se trata, cómo hacerlo o en que momento se debe realizar.

Fianza

En todo contrato de alquiler debe de venir especificado el importe de la finanza legal que el inquilino se encarga de abonar, así cómo el de las garantías adicionales, en el caso de que hubiese, que se hayan pactado y abonado. Por otro lado, la fianza, al igual que las rentas, también puede experimentar actualizaciones, por tanto, no dejes de prestar atención a lo que esta por escrito en el contrato de alquiler.

Inventario

Para completar un buen contrato de alquiler, es necesario que este contenga un inventario lo más amplio posible, donde quede por escrito y fotografiado, todo lo que la propiedad del inmueble deja, así cómo el estado. El inventario suele formar parte del contrato de alquiler como anexo, y debe de ir firmado tanto por propietario, como inquilino, de esa forma queda constancia de que ambas partes están conformes con lo que se especifica.

Estos son algunos aspectos claves e importantes que no puedes dejar de consultar antes de firmar un contrato de alquiler, si te surge alguna duda el equipo de Alquiler Seguro estaremos encantados de resolvértela ¡Pregúntanos!




Sin comentarios


Añadir comentario

¿QUIERE DISFRUTAR DE UN
ALQUILER SEGURO?

Rellene los datos y le contactamos

He leído y acepto el aviso legal y la Política de Protección de Datos
All Entries