El blog del Alquiler Seguro

nov.
14
2018

6 PAUTAS PARA ILUMINAR EL SALÓN  

Publicado por Comunicación Alquiler Seguro     0 Comentarios


Cuando entramos en un nuevo piso de alquiler, la luz que tiene esta nueva casa es una de las cosas que más nos preocupa como inquilinos. Concretamente, el salón y las habitaciones son las zonas que más interés se muestra en si tiene, o no, luz. Por su parte, el salón es la zona en la que mayor tiempo se pasa dado que sirve para mucho más que ver la tele: desde leer a trabajar e incluso comer (si comparte espacio con el comedor). Por eso, es importante que tu salón esté correctamente iluminado y puedas aprovechar al máximo este espacio. A continuación, te damos 6 pautas con las que sacarle partido a tu salón.

SALON.jpg  

APROVECHA LA LUZ NATURAL

Lo primero que se debe hacer es analizar cuánta luz natural entra en nuestra casa. Si contamos con una gran fuente de este recurso, ya tenemos casi todo el trabajo hecho. Es importante que compruebes tanto la cantidad de luz que entra en el salón como a qué hora deja de entrar. Si la luz se va a las 6 de la tarde y llegas de trabajar a las 7, de nada sirve la luz natural.

Sin embargo, si podemos aprovecharla es perfecto puesto que la luz natural da calor al hogar y sensación de comodidad. Para poder regular la luz que proviene del exterior, debemos instalar cortinas y persianas que se adapten a nuestras demandas. Además, es recomendable no colocar objetos ni muebles delante de la ventana para que no impidan el paso de la luz.

LUZ PRINCIPAL

El salón es la habitación de la casa en la que más tiempo se pasa. Cuando llegan invitados, por ejemplo, el salón es el punto de reunión. Por este mismo motivo, debe estar bien iluminado (tanto de día como de noche). La mejor opción para que tu casa esté perfectamente iluminada es que la luz principal provenga de una (o dos) lámparas de techo, independientemente del tamaño del salón. Esta debe ser fija y de color blanco. En cuanto al tipo de lámpara, va a depender del estilo de tu salón y cómo esté decorado. Por ello, cuando se busca una luz general, esta es la mejor opción.

LUCES SECUNDARIAS

No obstante, hay momentos del día en el que no nos apetece tener un espacio totalmente iluminado y simplemente queremos una pequeña luz para no estar a oscuras. En este caso, recuerda contar con lámparas pequeñas, lámparas de pie e incluso reguladores de luz que adecuen la intensidad según el momento.

Es importante contar con luces secundarias porque, sobre todo en un piso de alquiler, las luces principales son las que hay y gracias a estas luces secundarias podemos crear el ambiente que queramos en el salón.

PUNTOS DE LUZ IMPORTANTES

Sofá

En el sofá pasamos gran parte de nuestro tiempo y, por ello, debe estar correctamente iluminado. La luz que reciba el sofá debe ser indirecta, cálida y suave. Es importante que, en la medida de lo posible, se pueda regular según la cantidad de luz que se necesite.

Comedor

Algunas casas comparten el salón con el comedor. Se trata de dos espacios que, a priori, pueden complementarse entre sí, pero que necesitan una iluminación completamente diferente. En el caso de la zona de comedor, debemos contar con una lámpara que sea capaz de iluminar toda la superficie de la mesa. Además, la temperatura de color debe ser de unos 3.000K para que no influya en el color de la comida.

Zona de lectura

En ocasiones, el salón tenemos un pequeño espacio para la lectura. En otras ocasiones este espacio es el mismo sofá. Las luces tenues y regulables van a permitir que ese momento personal en el que nos relajamos a leer un buen libro en el salón sean más confortables y cómodas.

CAMBIO DE BOMBILLAS

Ahora bien, no solamente debemos tener en cuenta la temperatura de color de las bombillas, sino cuáles son las más adecuadas para nuestro salón, al mismo tiempo que eficientes. Unas bombillas LED o de bajo consumo es la mejor opción para ahorrar y conseguir, además, la potencia y color deseados.

SISTEMAS DOMÓTICOS

La domótica está en auge y, si se trata de iluminación, nos ofrece tanto comodidad como ahorro energético. Según el momento del día, puedes programar una luz concreta u otra: no es la misma luz la que necesitamos para trabajar que la que necesitamos para ver la televisión o para relajarte. Solamente pulsando un botón puedes escoger que escenario lumínico deseas, dependiendo del momento.

Esta regulación va a permitir que puedas convertir una bombilla de 100W en una de 30W y, por tanto, reducir en un 70% el consumo. Los reguladores permiten controlar la intensidad de luz, sin embargo, la potencia es la misma y, por tanto, el consumo también es el mismo.

Si sigues todas o la mayoría de estas pautas vas a poder convertir el salón de tu casa en un espacio perfectamente iluminado. ¿Tienes más trucos para iluminar el salón? ¡Cuéntanoslo!




Sin comentarios


Añadir comentario

¿QUIERE DISFRUTAR DE UN
ALQUILER SEGURO?

Rellene los datos y le contactamos

He leído y acepto el aviso legal y la Política de Protección de Datos
All Entries