El blog del Alquiler Seguro

may.
13
2019

Consejos útiles para evitar inquilinos morosos  

Publicado por Comunicación Alquiler Seguro     0 Comentarios


Cuando decides alquilar una vivienda, seguro que te vienen a la cabeza numerosas preguntas a las que quieres dar una respuesta rápida. Habitualmente, la pregunta que puede asustar a los propietarios y, por ende, dudar sobre si alquilar la vivienda o no es: ¿Y si mi inquilino no me paga?

Este miedo es muy común entre los arrendadores. Sin embargo, es algo que, con un alquiler seguro, no debe preocupare. Es una situación que, de primeras, se puede evitar fácilmente. ¿Quieres saber cómo? A continuación, te contamos varios consejos útiles para que puedas evitar inquilinos morosos en tu vivienda. Presta mucha atención… ¡Empezamos!

euros.jpg

 

CONOCE AL INQUILINO

En primer lugar, y como bien hemos mencionado en otras ocasiones, las primeras impresiones suelen tener una relevancia muy grande a la hora de seleccionar a los nuevos inquilinos. Sin embargo, no es lo único: recuerda que no tienes que dejarte llevar solamente por las apariencias y preocúpate por conocer profundamente al inquilino interesado en tu vivienda. Para llevar a cabo este proceso, es muy importante que, en primer lugar, te cerciores de la situación económico-laboral del posible habitante. De esta forma, es mucho más fácil descubrir si esta persona tiene las garantías suficientes para cumplir con sus obligaciones, como el pago de las rentas y los suministros.

Por otra parte, para que puedas comprobar si ha tenido problemas previos en otros alquileres, es recomendable que consultes cualquier registro de morosos. Por ejemplo, Fichero de Inquilinos Morosos es la única base a nivel nacional que posee datos relacionados con el alquiler de viviendas. Al solicitar dicha documentación en su página web, vas a poder conocer el historial de impagos de tus futuros inquilinos. De esta manera, podrás saber rápidamente si tuvo algún problema de impago anteriormente. Si lo ha tenido, ya podrás conocer un poco más a la persona y decidir si te compensa o no. Si no ha tenido ningún impago previamente, podrás seguir de una forma más tranquila con el siguiente paso: firmar un contrato de arrendamiento.

FIRMA UN CONTRATO

Después de haber tomado las medidas preventivas necesarias, conozcas a los posibles arrendatarios y hayas elegido al inquilino que más garantías de solvencia y fiabilidad te aporta, ha llegado el momento de continuar con el proceso de arrendamiento de la vivienda.  El siguiente paso consiste en la firma del contrato de arrendamiento, el cual debe estar firmado por ambas partes y seguir la normativa vigente.

En el documento que regulará el alquiler, entre otras cuestiones, tienes que especificar las obligaciones monetarias a las que tiene que responder el inquilino. Así, no surgirán dudas y, en caso de impago, podrás demostrar más fácilmente ante un tribunal la deuda. Las cláusulas pactadas por ambas partes también se pueden acordar de forma verbal, pero esta fórmula puede acarrearte más problemas puesto que no se queda nada por escrito, y como bien sabes: las palabras se las lleva el viento.

COMUNICACIÓN FEHACIENTE

Por otra parte, existe la posibilidad de rescindir o ampliar el contrato, independientemente de las fechas establecidas en este documento. Para ello, la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) establece una serie de plazos y procedimientos obligatorios cuando se va a alquilar una vivienda que tanto inquilino como propietario debe conocer y actuar acorde a sus directrices.

De este modo, como propietario de la vivienda, tienes que estar muy pendiente de solicitar la fianza, e ingresarla en la administración correspondiente. En el caso de la ciudad de Madrid, por ejemplo, la fianza legal se tiene que depositar en el IVIMA en un plazo máximo de 30 días tras la firma del contrato. Es importante que tengas unas nociones básicas sobre la ley vigente que regula los alquileres en España (LAU) para conocer tanto tus derechos y obligaciones como propietario como las del inquilino.

ALQUILER PROFESIONAL

Es probable que, aunque conozcas la Ley de Arrendamientos Urbanos, haya algunos conceptos que no recuerdes. Por ejemplo, con el nuevo Real Decreto en materia de alquiler, la ley ha modificado ciertos puntos como la duración del contrato o el tiempo de aviso necesario para dar por finalizado un contrato.

Por tanto, si quieres contar con la mayor seguridad y garantías posibles, es más que recomendable que alquiles tu vivienda con la ayuda de un profesional del sector inmobiliario de los alquileres. En Alquiler Seguro, gracias a los estudios de solvencia y fiabilidad que realizamos a los inquilinos, contamos con una tasa de morosidad del 0%, garantizando a todos los propietarios el cobro puntual de sus rentas el día 5 de cada mes.

Estos son los consejos para evitar la morosidad en tu piso de alquiler y conseguir la máxima rentabilidad de tu vivienda. ¿Se te ocurren otras medidas para evitar inquilinos morosos? Compártelas con nosotros y con el resto de los propietarios que siguen pensando si alquilar su vivienda. No olvides que, si tienes cualquier duda, puedes escribirnos en nuestro apartado de Contacto. ¡Estaremos encantados de ayudarte!




Sin comentarios


Añadir comentario

¿QUIERE DISFRUTAR DE UN
ALQUILER SEGURO?

Rellene los datos y le contactamos

He leído y acepto el aviso legal y la Política de Protección de Datos
All Entries