El blog del Alquiler Seguro

Suministros: Cambio de titularidad.



Como bien sabéis, cuando se alquila un piso con Alquiler Seguro, entre otros muchos requisitos debe tener los suministros dados de alta, pero ¿qué ocurre una vez se firma el contrato de alquiler? Pues sencillo, es el momento de proceder a cambiar la titularidad de los suministros y que estos pasen a estar a nombre del arrendatario. Cabe mencionar que la situación ideal en una vivienda de alquiler es que, de mutuo acuerdo, tanto propietario como inquilino tengan acceso a la información fundamental sobre las facturas y el consumo de energía.

Analizamos cómo se procede a realizar el cambio de titularidad de la luz, que paseos seguir y por qué es importante llevar a cabo este paso cuando alquilamos un inmueble. Además, te damos las claves para agilizar el proceso ¡toma nota!

¿Por qué hay que hacer el cambio de suministros?

Cuando entramos a vivir en un piso de alquiler es importante que este tenga todos los suministros dados de alta, pues es el mejor sistema para lograr alquilar el inmueble rápido y que el inquilino pueda entrar a vivir en plenas condiciones desde el minuto uno. Pero ¿por qué hay que cambiar la titularidad de la luz, no basta con un cambio de cuenta bancaria?  En sí cuando ya se ha formalizado el alquiler a través del contrato, hay que realizar el cambio de titularidad de todos los suministros, aunque en esta entrada vamos a centrarnos en cómo se cambia la titularidad de la luz.

Respecto al cambio de titularidad o de domiciliación bancaria, en Alquiler Seguro siempre recomendamos llevar a cabo la primera opción pues es la más ventajosa para propietario e inquilino. Por un lado, el propietario tiene la tranquilidad de que, si hubiera una situación de impago tras marcharse de la vivienda, la responsabilidad ante una deuda nunca recaerá en él, sino en el arrendatario.

Los pasos que debes seguir con:

  • Reunir la documentación necesaria: es imprescindible disponer del nombre y DNI del antiguo titular, el DNI del nuevo titular, conocer el Código Universal del Punto de Suministro (CUPS), la dirección exacta de la vivienda, la potencia contratada y la cuenta bancaria en la que se van a domiciliar los recibos del piso en alquiler o en propiedad.
  • Llevar a cabo la lectura del contador: al realizar un cambio de domicilio es importante que conozcas la lectura del contador antes de instalarte en la vivienda y lo notifiques a la comercializadora para que no pagues por el consumo realizado por el anterior residente.

Para el inquilino, un cambio en la titularidad del suministro supone tener el control del consumo, notificaciones y facturas detalladas e incluso puede escoger la tarifa eléctrica que más le interese, así como la potencia contratada.

¿Cómo se cambia el suministro?

Lo primero, es fundamental no confundir cambio de domiciliación y cambio de titularidad. En el primer caso, sólo se modifica la cuenta bancaría a la que se giraran los recibos. No es interesante, pues las facturas continuarán llegando a nombre del propietario y en el caso de impago, se le reclamará al titular.
Tampoco podemos confundir el cambio de titularidad de la luz de un piso de alquiler con el alta de la luz, son conceptos distintos, pues el primero supone un alta nueva, esto es como si en el inmueble no hubiera red eléctrica activa, mientras que el segundo supone un traspaso de la responsabilidad legal del suministro de un titular a otro.

Para proceder al cambio de titularidad del suministro eléctrico, es tan sencillo como telefonear a la compañía suministradora con la que está contratado y facilitar los datos del anterior titular y los del nuevo, esto es, nombre, apellidos y DNI del propietario y lo mismo del inquilino, que pasará a ser nuevo titular. Además, la compañía suministradora puede solicitarte el contrato de alquiler para asegurarse del motivo del cambio. Se trata de un proceso gratuito, y que tarda en hacerse efectivo entre 15 a 20 días, por lo que no es inmediato.

 Para poder realizar el cambio de titularidad de la luz, deberá ser el inquilino o una persona autoriza la que lo solicite, las compañías suministradoras siempre indican que no puede realizarlo la propiedad del inmueble.

Una vez finaliza el contrato de alquiler, al igual que el inmueble debe devolverse en el mismo estado en el que fue alquilado, los suministros deben de volver a pasar a la titularidad del propietario, por tanto, te recomendamos que te pongas en contacto con el propietario para que ponga los suministros a su nombre que un nuevo inquilino entre en la vivienda. debes tener en cuenta que el cambio de titular solo puede ser solicitado por la persona que será titular del suministro. El cambio de titular puede realizarse de forma gratuita tantas veces como se necesario. Otra opción es dar de baja la luz y el gas. En viviendas de alquiler, esta opción es menos habitual que el cambio de titular, pues supone suspender el suministro energético. Si das de baja la luz y el gas, el nuevo titular deberá volver abonar el coste por volver a dar de alta estos contratos. Dar de baja los contratos de luz y gas son trámites gratuitos, pero pueden acarrear una penalización cuando se ha suscrito permanencia con la comercializadora. Si el titular de los suministros es el propietario del domicilio, a la hora de abandonar la casa no tendrás que realizar ningún tipo de gestión.

Os recordamos que, con Alquiler Seguro, se agilizan todos estos procesos, tanto para propietario, como inquilino, por tanto, si necesitas realizar los cambios de titularidad de la luz de tu piso de alquiler, podrás solicitarnos y nosotros además de encargarnos de todo, agilizaremos los procesos, ayudándote así en la gestión integral del alquiler.

 ¿Tienes dudas sobre cómo se cambia la titularidad de la luz en un piso de alquiler? ¡Consúltanos!


MicrosoftTeams-image.png 




Sin comentarios

Añadir Comentario

¡Te llamamos gratis ahora!
ic_clicktocall
EN MENOS DE 1 MINUTO
c2c phone