El blog del Alquiler Seguro

dic.
09
2020

Cómo hacer un contrato de alquiler legal  

Publicado por Comunicación Alquiler Seguro     0 Comentarios


Para tener un alquiler seguro es fundamental contar con un contrato de alquiler legal y completo. En esta entrada te explicamos cómo redactar un contrato y que cláusulas son imprescindibles, sigue leyendo.

Cómo hacer un contrato de alquiler legal

Pasos para redactar un contrato de alquiler

El contrato de alquiler es el documento que protege a propietarios e inquilinos y donde quedan reflejados los derechos y obligaciones de ambas partes. Pero para su redacción, es importante tener conocimientos de la normativa vigente y así evitar las temidas como cláusulas nulas. A continuación, te explicamos cómo hacer un contrato de alquiler legal de manera sencilla.

Las partes

En todo contrato de alquiler deben quedar reflejados los datos de las partes, esto es, de propietario e inquilinos. Es importante que, a la hora de la formalización, en el documento aparezcan reflejadas todas aquellas personas mayores de edad que vayan a vivir en el inmueble.

El inmueble

Siempre tiene que aparecer el objeto de arrendamiento, por tanto, deberemos redactar la dirección competa del inmueble a alquilar, así como su ubicación y localización.

La renta

Por otro lado, en todo contrato de alquiler debe aparecer especificado, de manera clara el importe de la reta, así como la forma de pago, esta normalmente se hace mensualmente y en los siete primeros días del mes tal y como indica la Ley de Arrendamientos Urbanos.

Duración del contrato

Tal y como indica la legislación actual, los contratos de alquiler tienen una duración mínima de 5 años, con posibilidad de renovar durante 3 años más, mientras que, si estos se formalizan con una persona jurídica, el tiempo se incrementa hasta los siete años. Por otro lado, el arrendatario puede rescindir el contrato de alquiler, transcurridos al menos seis meses desde la formalización de este.  

Fianza y garantías adicionales

Es imprescindible que, a la hora de elaborar un contrato de alquiler legal, exista un apartado en el que quede reflejada el importe de la fianza, así como el de las garantías adicionales, en el caso de que estás hayan sido solicitadas. Respecto a la fianza, esta tendrá que ser ingresada, por la propiedad, en el organismo correspondiente, según la Comunidad Autónoma, donde se ubique el inmueble y jamás se podrá utilizar como pago de las últimas rentas del alquiler.

Actualización de la renta

Otro apartado importante que tenemos que incluir en la redacción de un contrato de alquiler es la actualización de las rentas del alquiler.  Se trata de una revisión que se realiza sobre el alquiler a fecha en que se cumpla cada año de vigencia del contrato. Esta puede ser positiva, negativa o neutra. Como indicador de referencia para realizar una correcta actualización de las rentas, siempre recomendamos que se use el Índice ARCA, el único cien por cien representativo en materia de alquiler y vivienda.

Obras de mejora

Lo más habitual en la mayoría de los contratos de alquiler es que el arrendatario no pueda realizar obras o reformas en el inmueble, salvo previo consentimiento por parte de la propiedad. Por otro lado, el arrendador si puede ejercer el derecho a obras de mejora en el inmueble, pero previamente debe avisar al inquilino y quedar detallado en el contrato, además de presupuestos y detalles de obra.

Averías y reparaciones

Todo contrato de alquiler legal incluye una clausula especifica sobre la responsabilidad de las partes (propietario e inquilino) en las averías, reparaciones y mantenimiento del inmueble. Las líneas generales, el propietario será el encargado de la reparación de averías, siempre que no sean provocadas por un mal uso por parte del arrendatario y el inquilino, del mantenimiento general del inmueble y pequeñas reparaciones.

Subarriendo

Muchos propietarios consideran oportuno incluir en el contrato de alquiler un apartado dedicado al subarriendo del inmueble. Este, estaría prohibido, salvo expreso consentimiento por parte del arrendador.

Inventario

En último lugar, y no por ello menos importante, siempre debemos de incluir a modo de anexo un completo inventario donde quede reflejado el estado de la vivienda al alquilarse, así como todos aquellos objetos y mobiliario que quedan en el interior de la vivienda.

 

Si quieres disfrutar de un alquiler seguro y legal, ¡Contáctanos!, nuestros asesores inmobiliarios se encargan de la gestión integral del alquiler y nuestra área jurídica de redactar el contrato más seguro para ti y tu vivienda. ¿Tienes dudas? ¡Pregúntanos!

 

 




Sin comentarios


Añadir comentario

¡DÉJENOS SUS DATOS YNOSOTROS LE LLAMAMOS!

All Entries