El blog del Alquiler Seguro

sep.
22
2020

¿Cuándo debes preocuparte por una grieta?  

Publicado por Alquiler Seguro     0 Comentarios


Si has detectado alguna grieta en tu piso de alquiler, ¡atento! En función de su grosor y ubicación en la casa, podría ser un síntoma de un daño estructural y peligroso o un simple problema estético, que suele ser la explicación en la mayoría de los casos. En cualquier caso, en Alquiler Seguro te explicamos los diferentes tipos de resquebrajaduras, para que te preocupes solo cuando tengas que hacerlo.

¿Cuándo debes preocuparte por una grieta?

Grietas en las paredes de mi vivienda

Aparecen de la noche a la mañana, sin motivo aparente y suponen un gran quebradero de cabeza ¿será un signo de que algo ocurre?, ¿es normal y no pasa nada? Lo primero que tienes que hacer es mantener la calma. La grietas y fisuras en un piso son normal que aparezcan y el motivo de las mismas pueden ser varios, desde el asentamiento del edificio al terreno, cuando se trata de una construcción nueva, a problemas de humedades, dilataciones, calidad de los materiales, fallos en el revestimiento del inmueble….

Cuando detectamos una pequeña grieta en la pared de nuestra vivienda, no debemos de dejarlo pasar y siempre es recomendable consultar con un experto, que evalúe el estado del piso y determine el origen, las causas y consecuencias.

¿GRIETAS O FISURAS? NO ES LO MISMO

Antes de alarmarte, es mejor que compruebes si lo que has detectado es una grieta o una fisura. La principal diferencia técnica entre ambas es el grosor. Mientras que una fisura suele medir menos de 0,5 centímetros, las grietas tienen una abertura de al menos un centímetro. Si las primeras son daños superficiales en los materiales que recubren la pared o el techo (pintura, escayola…), las segundas representan daños profundos que pueden afectar a la mampostería o los elementos estructurales del edificio.

Las fisuras aparecen por los sucesivos cambios de temperatura, la mala calidad de los materiales de recubrimiento o simplemente por el movimiento natural del edificio. En cambio, las grietas suelen deberse a errores en el cálculo de la presión que puede soportar el elemento afectado, y suponen un problema de mayor gravedad.

¿DÓNDE ESTÁ?

Independientemente del tipo de daño, sus características y el lugar donde aparezca también son importantes para evaluar su gravedad. No es lo mismo una grieta horizontal en un tabique que separa dos habitaciones, lo que indicaría una excesiva tensión, que, en un pilar o muro de carga, donde puede significar que el elemento no soporta el peso de la estructura que tiene encima.

¿CÓMO LA REPARO?

La solución varía en función del tipo de daño. Las grietas profundas requieren la evaluación inmediata de un arquitecto que mida su profundidad, determine a qué elemento de la estructura está afectando y evalúe su progresión en el tiempo. Una vez diagnosticado el origen del problema, la reparación consistirá en reforzar la base o la estructura vertical afectada, algo que puede tener un coste muy elevado.

En el caso de las fisuras superficiales, la solución es sencilla y barata. Solo tendrás que quitar la pintura y el material de revestimiento en la zona de la grieta para volver a cubrirla y pintar de nuevo. Si la fisura es gruesa, puedes recurrir a un albañil que aplique un recubrimiento con materiales más flexibles para evitar que la zona se resquebraje en el futuro.

¿Y si tengo grietas en el techo? Es habitual que algunas zonas de las viviendas sean susceptibles a que aparezcan grietas en el techo y que estas sean provocadas por los cambios de temperatura o la condensación. Este tipo de grietas es frecuente que aparezcan en techos de cocinas y baños. Para estos casos, poco estéticos y que además acaban desconchando toda la pintura, siempre es aconsejable contactar con un pintor profesional, que se encargue de retirar los restos, lijar la zona y colocar una malla elástica donde se encuentre la grieta. Posteriormente, utilizan una pasta especial, que endurece y tapa la zona, protegiéndola. Una vez seco, se retira las imperfecciones y se vuelve a pintar, quedando el techo como nuevo.

Reparar las grietas en techos de baños y cocinas cuando estas aparecen y no dejarlo pasar, permite que la reparación sea más leve, pues en el caso de dejar que pase el tiempo, esta se irá ampliando y estropeando más paño.  Por otro lado, el mantenimiento es clave, para ello, en estas zonas concretas, tenemos que trabajar para evitar la condensación y humedad, ya sea, con una buena ventilación, cajas y pinturas antihumedad… Aquí puede consultar todo lo que necesitas saber si tu vivienda sufre de humedades.

En todo momento es importante que revisemos y hagamos un mantenimiento constante de la vivienda, recuerda que en el caso de observar alguna grieta tendremos que hacer un seguimiento, observando la formación y evolución.

¿Tienes problemas de grietas? Sigue los consejos que te damos en Alquiler Seguro y tu casa lucirá perfecta en todo momento.

 




Sin comentarios


Añadir comentario

¡DÉJENOS SUS DATOS YNOSOTROS LE LLAMAMOS!

All Entries