El blog del Alquiler Seguro

nov.
13
2018

Duda resuelta: ¿Quién es el arrendador y quién es el arrendatario?  

Publicado por Comunicación Alquiler Seguro     1 Comentarios


La mayoría de las veces, cuando hablamos de temas relacionados con el alquiler, utilizamos los términos propietario e inquilino. Se trata de una forma más fácil de distinguir, frente a las palabras arrendador y arrendatario. Sin embargo, debemos diferenciar entre el arrendador, aquella persona que da o cede algún bien o servicio en arrendamiento, y la del arrendatario: el que toma o tiene un bien o servicio en arrendamiento. En un contrato de alquiler, ambas partes son esenciales y, por tanto, analizamos cada una de las figuras y cuáles son los derechos y obligaciones de ambas en el proceso de alquiler de una vivienda.

Cuando vamos a alquilar un inmueble, surgen muchas dudas al respecto: ¿por cuánto tiempo tengo que alquilarlo? ¿a quién le corresponde cada pago? ¿y quién paga las reparaciones? Estas son las más frecuentes, pero existen muchas y muy variadas, comunes para todos los arrendadores y arrendatarios. Es por ello por lo que es muy importante conocer el papel que juega cada uno en la firma de un contrato de alquiler y, de esta forma, poder disfrutar de un alquiler seguro para ambas partes.

 

¿QUIÉN ES EL ARRENDADOR?

El arrendador es aquella persona poseedora de un inmueble o autorizada a poder ponerlo en alquiler que ejerce como casero. Se trata, en definitiva, del propietario de una vivienda. Esta figura es la que aparece como parte dueña en el contrato de alquiler y la que pacta con el arrendatario (inquilino) las condiciones del arrendamiento, siempre basándose en lo que se estipula la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) y sin concretar cláusulas y condiciones que, por ley, no pueden incluirse en un contrato de alquiler.

Entre las obligaciones que tiene el propietario de una vivienda de alquiler encontramos, en primera instancia, la de ofrecer una vivienda habitable. Para ello, debe conseguir la cédula de habitabilidad, un documento que acredita que la vivienda tiene las condiciones básicas para vivir en ella. Además, debe proporcionar un contrato de alquiler al arrendatario según la normativa vigente. Otra de sus tareas es entregar la fianza legal en el organismo pertinente y, una vez que el inquilino se marche de la vivienda, y siempre que no haya daños ni desperfectos, debe devolversela. El arrendador también debe reparar las averías relacionadas con el desgaste, las averías provocadas por un mal uso no le corresponde pagarlas.

Además, suele ser responsabilidad del arrendador el pago de impuestos como el IBI o el abono de la comunidad de propietarios. Respecto a los derechos del arrendador, tienen el deber de exigir el pago de la renta del alquiler de manera periódica, recuperar la vivienda en caso de necesitarla o desgravarse parte de la renta. Siempre que uno de sus derechos se vea privado podrá recurrir a la autoridad pertinente y reclamar lo que, por derecho, le corresponde.

¿QUIÉN ES EL ARRENDATARIO?

El arrendatario es la persona que tiene derecho para ocupar y utilizar una vivienda en renta, alquilada previamente a un arrendador. Se trata, por tanto, del inquilino de una vivienda. Al igual que el propietario del inmueble, este posee unos derechos y obligaciones que debe asumir respecto a su contrato de alquiler.

Respecto a los derechos del arrendatario encontramos algunos como el de poder rescindir el contrato de arrendamiento en el momento que lo necesite (con previo aviso), renunciar a la adquisición preferente, recuperar la fianza en caso de haber cumplido en tiempo y formas el contrato y alquilar una vivienda perfectamente habitable, entre otros.

En cuanto a las obligaciones del arrendatario, encontramos un deber principal: este está obligado a pagar la renta en los términos acordados. Estos plazos quedan plasmados en el contrato de alquiler y debe cumplirlos estrictamente, mes a mes. Además, debe abonar durante la firma del contrato de alquiler una cantidad de dinero considerada como fianza legal para la formalizar el alquiler. Una vez deja la vivienda, el inquilino debe devolverla en las mismas condiciones en las que se la entregaron y, de esta forma, le será devuelto el importe correspondiente a la fianza legal.

A la hora de afrontar los gastos del inmueble, al arrendatario le corresponderá el pago puntual de las rentas, los suministros (agua, gas, luz, internet…), el impuesto de basuras (en el caso de haberlo) y el impuesto de trasmisiones patrimoniales, más conocido como ITP del alquiler.

En cuanto a las averías, y tal y como indicábamos en el apartado del arrendador, será el inquilino el que se encargue de las pequeñas reparaciones producto del uso habitual de la vivienda y el mantenimiento de esta (cambiar bombillas, por ejemplo, o los daños que se producen por un mal uso). Por otra parte, el propietario tendrá que realizar, sin derecho a elevar por ello la renta, todas las reparaciones que sean necesarias para conservar la vivienda en las condiciones de habitabilidad.

Para tener un alquiler seguro es clave que cada concepto relacionado con los arrendamientos quede claro y conozcamos los derechos y obligaciones en la formalización de un contrato de alquiler. En especial, debemos saber quién es el arrendador y quién el arrendatario y, a partir de ello, seguir resolviendo todo aquello que no nos quede claro. En cualquier caso, si tienes cualquier duda, en Alquiler Seguro ponemos a tu disposición a un completo equipo de asesores inmobiliarios que te guiarán y ofrecerán las mejores garantías.




1 Comentarios


  • Carolina Aguilar Frias 44 días hace
    Excelente información Gracias

    Responder

Añadir comentario

¡DÉJENOS SUS DATOS YNOSOTROS LE LLAMAMOS!

All Entries